La energía solar tiene muchísimos usos, que probablemente ya conoces. Pero también tiene sus limitaciones, como por ejemplo el hecho de que sólo podemos utilizarla durante el día. Para utilizarla por la noche necesitamos baterías, que además de ser costosas hoy en día no resultan la opción más sustentable.

Pero, ¿sabías que existe una opción alternativa a las baterías convencionales? No mucha gente lo sabe, pero además de las baterías de litio o de plomo-ácido  existe otra forma de almacenar energía solar: las baterías de agua.

En este artículo te contaremos qué son las baterías de agua y por qué son consideradas parte de las soluciones que acompañarán a la energía solar en el futuro.

¿Cómo funcionan las baterías de agua?

Tradicionalmente, las baterías de agua se han utilizado en el campo de la energía hidroeléctrica. En tiempos recientes, se comenzaron a utilizar para almacenar energía solar. 

Las baterías de agua funcionan utilizando el exceso de energía solar para bombear agua de un lugar de menor a mayor altura. Esta diferencia de altura hace que se almacene energía potencial en el sistema, compuesto en este caso por un depósito de agua. Posteriormente, cuando se desea utilizar esa energía lo que se hace es liberar el agua que se encontraba almacenada en el tanque. Esta agua pasa por una turbina que transforma la energía potencial en energía eléctrica. De esta forma hemos almacenado energía solar en un depósito de agua que llamamos batería de agua.

Debido al proceso físico que realizan este tipo de baterías, la energía almacenada suele denominarse «hidroeléctrica bombeada». Esto se debe a que, en el proceso de producción de energía hidroeléctrica, el agua fluye naturalmente a través de una turbina que genera electricidad sin necesidad de instalar una bomba en el sistema. 

En el siguiente gráfico presentamos un diagrama del funcionamiento de las baterías de agua:

Funcionamiento de una batería de agua

Imagen 1: Funcionamiento básico de una batería de agua

¿Por qué son importantes las baterías de agua?

Las baterías de agua resultan ideales para zonas remotas, sin acceso a la red eléctrica. De esta forma es posible, aún en dichas condiciones, almacenar excesos de energía solar y luego utilizarla para alimentar diversos aparatos, como equipos de riego o iluminación. Es por esto que las baterías de agua son una opción muy popular para países y comunidades en desarrollo. 

Las baterías de agua son útiles tanto para usuarios pequeños como para grandes establecimientos. Por ejemplo, un propietario podría utilizar una batería de agua en su patio trasero para regar su jardín. Así también, una gran empresa podría utilizar este sistema para tener energía disponible para alimentar sus oficinas durante un apagón.

Conclusión

Si estás pensando en invertir en energía solar, es importante tener en cuenta cómo vas a almacenar esta energía en caso de producir un excedente. 

Los paneles solares son excelentes para producir energía, pero no pueden almacenarla. Esto significa que necesitas una solución de almacenamiento de energía. Las baterías de agua son una gran opción, ya que pueden almacenar una gran cantidad de energía. También son ideales para zonas remotas que no están cerca de una red eléctrica.

Por todos estos motivos, las baterías de agua son un paso sumamente importante en la evolución de las tecnologías relacionadas con la energía solar.

Referencias

Office of Energy Efficiency & Renewable Energy. 10 Reasons to Love Water Batteries (2021)

Euro News Green. Revolutionary new Swiss ‘water battery’ will be one of Europe’s main renewable sources of energy (2022)

 

Foto de portada: AV RAW